CONCEPTOS BASICOS

CONCEPTOS BASICOS

VACUNA
Es un preparado de antígenos que una vez dentro del organismo provoca la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos. Esta respuesta genera, en algunos casos, cierta memoria inmunitaria produciendo inmunidad transitoria frente al ataque patógeno correspondiente.

ANTIGENO

Es una sustancia que desencadena la formación de anticuerpos y puede causar una respuesta inmunitaria. La definición moderna abarca todas las sustancias que pueden ser reconocidas por el sistema inmune adaptativo, bien sean propias o ajenas.
Los antígenos son usualmente proteínas o polisacáridos. Esto incluye partes de bacterias (cápsula, pared celular, flagelos, fimbrias, y toxinas), de virus y otros microorganismos.

ANTICUERPO

Son glicoproteínas del tipo gamma globulina. Pueden encontrarse de forma soluble en la sangre u otros fluidos corporales, disponiendo de una forma idéntica que actúa como receptor de los linfocitos B y son empleados por el sistema inmunitario para identificar y neutralizar elementos extraños tales como bacterias, virus o parásitos.

VACUNACION O INMUNIZACION

Se define como un proceso por el cual antígenos extraños específicos son introducidos en un huésped deliberadamente, a fin de producir una respuesta de inmunidad protectora específica, es un proceso mediante el cual una persona se hace resistente o inmune a un agente nocivo, puede ser activa o pasiva.

RESISTENCIA BACTERIANA

La resistencia bacteriana es un fenómeno creciente caracterizado por una refractariedad parcial o total de los microorganismos al efecto del antibiótico generado principalmente por el uso indiscriminado e irracional de éstos y no sólo por la presión evolutiva que se ejerce en el uso terapéutico.
Las bacterias, por su tremenda capacidad de adaptación, pueden desarrollar mecanismos de resistencia frente a los antibióticos.

AUTOVACUNA

Inoculación con antígenos, en general microorganismos, del propio cuerpo; es un preparado de anticuerpos específicos contra el germen que está produciendo la afección.
Tiene utilidad en procesos infecciosos a repetición. Para que tenga efectividad se requiere cultivar una bacteria pura, que tiene capacidad antigénica cuando es única. Fue un sistema muy empleado antes de la aparición de los antibióticos y luego cayó en desuso con la aparición de estos. Hoy en día con la autovacuna se pueden obtener resultados magníficos.